Qué es Inbound Marketing y para qué.

Inbound Marketing es un término que venimos escuchando o, al menos, es conocido en aquellos espacios de trabajo relacionados al marketing y la generación de contenidos digitales. Probablemente, si tienes un emprendimiento también, en el momento de pensar cómo comunicar a tu cliente ideal. Y aquí en Marketing WOWness, por supuestísimo.

Es el momento de desmenuzar….cuál es la filosofía y para qué se utiliza el Inbound Marketing.

Por definición, el Inbound Marketing es una metodología de marketing compleja que sistematiza toda una serie de técnicas de marketing con el fin de conseguir unos determinados resultados de venta de un producto o servicio. Como metodología, es la única que permite trabajar todo el ciclo de compra de principio a fin, por ello es tan potente y completa.

La filosofía detrás de esta metodología se encuentra en la coordinación de un gran número de técnicas de marketing distintas, ya conocidas pero que son utilizadas habitualmente por separado. La integración acaba generando muchos mejores resultados.

Dicho de otro modo, para encontrar una definición sin tecnicismos y muy visual como explica la imagen, podría decir que el Inbound Marketing (o Marketing de Atracción) genera acciones de calidad que aportan valor y fomentan atracción e interés en el usuario (o cliente potencial). Tratan de aumentar el tráfico cualificado hacia tu emprendimiento; esto significa que tu emprendimiento estará atrayendo un público con más propensión a la compra.

Inbound Marketing

Infografía extraída de http://www.inboundcycle.com/

Muchos especialistas en la materia, no hacen una distinción con el Marketing de Contenidos, otro término nuevo y también muy escuchado. En mi opinión, el Marketing de Contenidos es un pilar del Inbound Marketing pero no son sinónimos. Los contenidos aportan valor al usuario en diferentes formatos (como texto, ilustraciones, videos, link, fotos, videos-tutoriales, entrevistas, etc) y es fundamental, pero el Inbound Marketing es más amplio. Las distintas técnicas harán que esos contenidos sean capaces de generar un click por el usuario, estas visitas sean registradas y transformadas en leads (un contacto seguro), y luego, direccionadas a un embudo de conversión de ventas para finalizar en la fidelización, de usuarios a clientes.

Y aquí asoma otra palabra que me encanta y es el engagement. Se traduce en “enamorar al cliente”.

Y, si te estás preguntando cómo es esto “enamorar a un cliente”, te cuento que es posible hacer un paralelismo con las relaciones humanas y el proceso de seducción y conquista.

Aquí las FASES:

  1. Enfoque: primero necesito saber QUE. Qué si, qué no. En tu emprendimiento necesitas identificar qué quieres e ir por ello. Objetivos concretos, no abiertos. Saber el público objetivo que deseas alcanzar.
  2. Atracción: las relaciones humanas comienzan con una atracción física, espiritual, intelectual o emocional que habilita buscar la cercanía con la otra persona, y anima a comenzar a conocer más de cerca sus cualidades. Lo mismo con tu emprendimiento, y los contenidos son la llave. Generar contenidos de valor para que sean vistos por las personas que deseas alcanzar, esas que contienen características cualitativas (en calidad e identidad).
  3. Rapport: cuando uno identifica la persona que me atrae, es necesario generar empatía, ponerse en el lugar del otro y conocer qué quiere, qué busca, cómo lo busca, etc. Conectar con ella para conocer sus cualidades más en profundidad. En tu emprendimiento, más conectes con el público, más atracción tendrán. La atracción hace que mientras más conocemos al otro, más somos impulsados a enamorarnos.
  4. Primer Cita (Conversión): Una vez que conecto con la persona y la conozco, es necesario pedir la primera cita. Se usa un call to action (un disparador a la acción). Allí, el objetivo es que el visitante se convierta en lead. Para ello, debo saber qué tengo para ofrecer. La buena comunicación y empatía buscará conocer al otro más profundamente.
  5. Relación (o cierre): Lo siguiente es querer pasar más tiempo con esa persona y llegar a un noviazgo. Aquí, tu emprendimiento necesita gestionar correctamente la relación con su público objetivo. Que los leads se conviertan en clientes y con ello en clientes fidelizados. Todas las relaciones se construyen.

De esta manera, estas fases ofrecen el marco adecuado para visualizar la relación que hoy todo emprendimiento debe tener con su público. También la relación que el emprendedor debe tener con su emprendimiento, como vimos en la nota El Trabajo en la Postmodernidad, pues, sólo con pasión y amor por lo que hace, es posible la aplicación de la metodología Inbound Marketing. Sobretodo porque, tras una etapa de enamoramiento, la relación puede continuar desarrollando el verdadero amor, un amor sólido y de largo plazo.

El amor siempre se construye sobre la realidad de quienes son las personas que integran esa relación. Más crecimiento interior, más se refleja al exterior.

Ya hablaremos de éste tema en otra nota si te apetece 😉 . ¡Comentame! Gracias por leer 🙂

Comparte con tus contactos: